Welgaia Team

La Tierra de las Mil Lunas...

Grimorio de Cuentos 06

La Sabiduría de los Maestros...


Me vinieron a avisar casi al amanecer. Durante mucho tiempo no había recibido visitas a esa hora, y esta me pareció extraña. El novicio que me avisó me dijo que quien me visitaba era un hombre llamado Javier. No lo conocía, pero el muchacho me dijo que él insistía en verme, así que para no poner en problemas al pobre chico, me puse la sotana y fui con él.

La luz de las velas hacía que la vieja capilla en la que estaba destinado se viera como una lúgubre tumba. Muchos de los novicios me lo decían, que a veces les daba miedo caminar por la noche, pero yo les decía siempre lo mismo entre risas. Ninguna criatura extraña podría vivir bajo la mirada de Dios en su propia casa sin que yo mismo me enterara antes, así que no deberían de preocuparse. Pero claro, los niños son niños, y en épocas de guerra siempre hay peligro de que algún ladrón se meta en nuestra casa.

Llegué hasta el despacho donde el chico me dijo que estaba este tal Javier, y entré. Vi a un hombre de mediana edad, vistiendo ropas oscuras y una capa larga. Curiosa vestimenta estando en el siglo XVIII, muy medieval para mi gusto, la verdad… Tenía los rasgos toscos de alguien del norte de España, quizás tuviera hasta sangre francesa… Le señalé la silla delante de mi escritorio.

-Siéntate, por favor. –Dije con amabilidad. –Es tarde, muy entrada en la noche, y debes estar cansado.
-Gracias, Padre. –Me dijo, y se sentó. Si, se le veía cansado. El cabello negro y algo rizado se pegaba a su frente y su cuello por el sudor, y eso que todavía estábamos en época fresca. –Vengo porque necesito su ayuda.
-Las horas de confesión son por la mañana, y las hace el Padre Pietro. –Dije mientras llenaba una copa de vino para él, y se la ofrecía. –Si lo que quieres es ayuda económica, no tienes pinta de mendigo.
-No, Padre, no es esa ayuda la que necesito. –Dijo él mientras bebía el vino que le ofrecí. –Vengo porque me dijeron que usted sabía más que nadie sobre aquellos a los que cazo.
-¿Quién te dijo tal cosa?
-Madelaine. Madelaine Escorcesse.

Me sorprendí mucho al escuchar ese nombre. Sonreí mientras me sentaba en mi silla.

-Oh, mi querida Madelaine. –Dije recordando la última vez que la vi. –Hace ya un par de años que no la veo. ¿Cómo se encuentra?
-Muerta. –Dijo Javier muy serio. –La encontré hace unos meses y fuimos juntos a por uno de esos chupasangres. Pero este pudo con él antes de que yo acabara con su vida.
-Oh… que desgracia. –Dije triste. –Entonces lo que le enseñé no sirvió de nada…
-Pero yo soy diferente. –Me dijo con fiereza.
-¿Qué te hace diferente? –Pregunté yo echándome atrás en mi respaldo. –Madelaine era más mayor y con más experiencia. ¿Qué puedes hacer tú para diferenciarte de ella?
-Para empezar, yo fui maestro al sur de Francia. –Empezó a decirme. –Y sé que no es culpa del maestro si el alumno no sabe escuchar, ni tampoco es culpa del maestro que el alumno no haga las preguntas adecuadas. Yo sin embargo si se hacer dichas preguntas. Yo le preguntaré, y le seguiré preguntando para tener toda la información… al fin y al cabo, usted es una eminencia en el conocimiento de estos monstruos.
-Vaya, me pones en un altar, mi querido Javier. –Dije riendo. –Entonces… ¿Por dónde empezamos?
-Hoy… empezamos por ir a dormir. –Dijo levantándose y poniéndose la capa oscura. –Estoy bastante cansado, y tengo ganas de dormir.
-Tienes el patrón de sueño a la inversa…
-Sí. Para cazar a mi presa debo adaptarme a sus hábitos de sueño. –Dijo y abrió la puerta. –Mañana vendré con preguntas.
-Espero que un poco más temprano. –Dije riendo, pero el hombre se marchó sin siquiera sonreír.

Y así lo hizo. Casi al anochecer, cuando la luna ya estaba en el cielo, llegó él de nuevo. Le hice pasar al mismo despacho, porque no quería que los feligreses de antes de la cena me escucharan… no es un tema muy agradable cuando uno viene con la intención de hacer las paces con Dios.

Me preguntó primero sobre si había algún grupo de vampiros cerca. Yo sabía sobre eso, pues para eso vino él, para aprender. Le dije que sí, y me preguntó por qué no había hecho nada. Le expliqué que hasta entonces no habían matado a nadie, que vivían en paz y que eran más proclives a estar en comunión con la naturaleza que con las personas. Sin embargo, me preguntó sobre sus hábitos, el tipo de terreno al que tendría que enfrentarse… me preguntó todo lo que se le ocurrió y algunas cosas que yo aporté. Pasamos casi toda la noche antes de que me dijera:

-Bien, creo que con esto tengo suficiente, Padre. –Y se levantó de la silla. –Iré, y cuando vuelva, le diré lo que he aprendido de ellos, por si hay algo más que usted no sepa.
-Estaré ansioso por verte regresar, querido Javier. –Dije mientras se marchaba. Yo solo me quedé en el despacho, tomando lo que me quedaba en mi copa con calma. Hablar me daba sed, aunque a él también le pareció extenuante la explicación, porque se había bebido hasta dos cervezas enteras.

No volvió hasta la semana siguiente. Parecía cansado, pero contento, con ese brillo en los ojos del cazador satisfecho.

-Lo que me dijiste me fue de gran ayuda. –Me dijo sentándose delante de mí. Le ofrecí una cerveza que casi lo atraganta. –Esa habilidad de meterse en la tierra para salir me pilló por sorpresa, ya que aunque me avisaste, no tenías la información de que podían atacar desde ahí abajo.
-Bueno, pero veo que no fue suficiente para acabar contigo. –Le dije con una sonrisa. –Aun como experto, quizás no sepa todo lo que hay en este mundo.
-No te preocupes por eso. Quizás a otro que se interese puedas advertirle. Mientras tanto… Quiero que me expliques sobre el clan que vive al sur de aquí, en Granada. Me han dicho que comparten la creencia de los infieles musulmanes.
-Así es. –Le dije asintiendo. –Muchos de ellos se pasaron a la fe de Alláh. Pobres almas descarriadas, no solo perdieron su alma con nuestro Dios, sino que además se entregan a una versión más oscura que el nuestro…

Le expliqué lo que sabía de ese clan. Era un clan muy antiguo, pero en esa época había pocos en España. Le expliqué sobre su capacidad de cancelar los sonidos, de su velocidad y de su fuerza. Estuvimos de nuevo toda la noche, y al terminar, en la mesa había un par de botellas de vino vacías, aunque mi botella era de mi reserva especial, hecha especialmente para mi… no podía ponerme indispuesto frente a alguien como Javier.

La siguiente vez que vino a verme, fue cuando había pasado casi ya un mes. Yo sinceramente no me lo esperaba, pero lo hice pasar al despacho de la misma manera que las otras.

-Gracias a ti pude salir vivo en esta ocasión, pero esta vez también te faltó información.
-¿De verdad? ¿Qué fue esta vez?
-Me dijiste que entre ellos no había hechiceros, pero había algunos que podían lanzar conjuros. Los llamaban “Visires”. Pero eran muy pocos, como dos o tres…
-Bueno, lo siento por eso.
-Por nada. Pero ahora quiero que me expliques de los vampiros que viven en Portugal. He escuchado que son difíciles de encontrar.
-Oh. Ese clan te resultará difícil. –Le digo suspirando. –No es poco lo que se de ellos, pero por lo que he llegado a descubrir por mí mismo después de todos estos años. Quizás no sea suficiente para ti…
-Eso lo decidiré cuando lo oiga. –Dijo él.

Y lo que le había dicho era cierto. Según lo que yo sabía, era que ese clan era muy difícil de distinguir. Si estaban bien alimentados, era casi imposible diferenciarlos de un humano normal, y además eran muy letrados… Algunos de los que he visto, así como le dije a él, fueron profesores, maestros, alquimistas… Siempre rodeados de libros, siempre con el conocimiento cerca. Le recomendé que fuera a bibliotecas y lugares similares.

-Pero no te prometo que los vayas a encontrar. –Le dije cuando terminamos.
-Bueno, siempre hay una primera vez para todo. –Dijo Javier con una sonrisa. –Cuando regrese, te explicaré como encontrarlos.

Sonreí ante el optimismo de aquel hombre mientras se marchaba de mi despacho. Suspiré, esperando que tuviera éxito.

Esta vez, casi me había olvidado de Javier, pues pasó medio año entero y no tuve noticias de él. Sin embargo, cuando casi llegó la Navidad, él apareció casi a media noche con aspecto derrotado. Lo hice pasar al despacho.

-He fracasado. –Dijo de repente. –Teníais razón, Padre. No pude encontrarlos.

Con una sonrisa, tomé el candelabro y lo acerqué a él, con su luz iluminándome el rostro. Cuando me miró, sonreí más, mostrando mis dientes.

-Hace tres días que no me alimento. –Dije.

Pero el grito de Javier no se escuchó fuera del despacho…

1 comentarios:

El factor inesperado por delante. Me recordó un poco a Vampiro C: ¡Saludos!

 

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto
Nací en 1987. El mes de Piscis, el día 17. Esposo de una mujer maravillosa y padre de una hija tormentosamente bella. Que tenga demasiada imaginación puede no ser del todo bueno... ¿O si?