Welgaia Team

La Tierra de las Mil Lunas...

El Pozo Oscuro 01



Capítulo 1: Caída y Despertar.

-¡Zorro! ¡¿Por qué me dejas aquí, zorro?!

Sollocé. Cada vocal que hacía eco en aquel lugar oscuro se me atoraba en la garganta a causa de las lágrimas. Sentía mi pecho húmedo, caliente...mi corazón latía a mil, pero no era por gozo, sino un profundo dolor que me cercenaba tanto de adentro y afuera. La sangre fluía con lentitud y caía por todo mi cuerpo.

-¡Zorro!

Le llamé de nuevo, aun resguardando esperanzas en alguna parte de mí ya derruido corazón. No hubo respuesta, solo sus aullidos que, por la distancia supuse que se alejaba cada vez más de donde me encontraba; pronto solo éramos el silencio y yo, la única pareja en aquel pozo. Aguardé unos minutos, mis pequeños ojos estaban atestados de agua salada. Con dificultades alcé una de mis alas para poder secarme, pero la herida que me carcomía me lo impidió.

-¡Ay! –Me quejé, aspirando hondo sintiendo el punzante frío que me congelaba la espalda. –Me duele mucho... Y aquí está muy oscuro, tengo miedo.

Y me volví a echar a llorar, temblando. En eso, la imagen majestuosa de mi abuela, la anciana y sabia halcón apareció entre las brumas de mi inconsciencia. Ella me lo había advertido: "El zorro solo quiere ganarse tu cariño, tu amor y tu confianza para arrebatarte el tesoro que el Fénix te ha confiado. Mi niña, no vayas a las tierras del zorro... Puede ser una trampa."

-Qué razón tenías, abuela... –Me susurré a mí misma, sintiendo que me faltaba el aire al sentir de nuevo como las punzadas que provocaron las fauces del zorro hacían mella sobre mi piel herida. –Perdóname por haberte desobedecido. Estoy tan arrepentida... Sé que cuando sepas que he venido al reino del zorro sin tu permiso te avergonzarás de mí… no me quitó el tesoro pero por ello ya he pagado… mi Papá Buitre tenía razón… soy una desgracia para la familia…

Intenté girarme de nuevo atacada por una crisis de lagrimones e hipos. Si seguía boca arriba acabaría por ahogarme. Chasqueé mi pico y con terribles dolores pude ponerme de lado; así las lágrimas comenzaron a fluir más ligeramente hasta caer sobre el helado fondo de piedra. Mi ahora cama, mi ahora tumba… Lloré y lloré… nadie sabe en donde me encuentro ahora y pronto moriré… Hubo un momento que dejó de importarme, tal vez si moría de una buena vez, dejaría de sentir pronto lo que me estaba desgarrando por dentro. Al pensar esto me pareció escuchar una cruel carcajada que resonaba cerca de mis oídos. Reconocí a quien pertenecía… ya muchas veces antes la había escuchado… antes me daba mucho miedo… mi madre, la paloma, me había protegido de ella con sus hermosas y puras alas blancas cuando una vez caí enferma y en otra ocasión cuando un hermoso oso me pisó sin querer y me hizo mucho daño.

-Mamita… ¡Ven por mí!

Pero, mi mamá ahora no estaba… ni el águila, ni el cardenal… mis hermanos. Estaban a cientos de kilómetros lejos. De nuevo, todo volvió a ser oscuro y sin sentido.

-Quiero que acabe de una vez. –Pensé en voz alta después de una pausa entre mis sollozos, dispuesta a dejarme llevar por la dueña de la risotada. –Quiero que me lleves…

La risita sardónica volvió a cobrar fuerza. Entre los nubarrones de mis ojos, perdidos en algún punto de aquel tétrico pozo, me pareció ver que se materializaba una figura que vestía una vaporosa túnica negra, tan negra que se confundía con las paredes pero su piel blanca daba mucho contraste a la oscuridad. Unos ojos cincelados y bonitos se hicieron presentes y me miraron con cierta alegría y malicia. Puedo asegurar que estaba contenta por verme y más… por llevarme….

-Pequeña Golondrina… -Me llamó con un dejo gélido haciendo a un lado sus largos cabellos azabache. -¿Lo ves? Te dije que no podías enamorarte de alguien diferente a ti. Hubieras sido buena pajarilla y hubieras ido conmigo cuando oso te aplastó… así no estarías lamentándote de nuevo…

-Qué mala eres, señora. –Sentía de nuevo, como a través de esas palabras me volvía a romper por dentro. –No soy una piedra, un ser sin alma… -Mis ojos se pusieron de nuevo rojos. –Quise creer que todavía existía una luz para mí…

La mujer hizo una pausa. Noté que en una de sus manos portaba una guadaña.

-Claro, aún hay luz… la que guía tu camino al otro mundo, Golondrina. –Al decir eso, se acercó a mí a paso seguro. Alzó su guadaña y con la punta de la misma hurgó la herida que mal formaba mi pecho. Sentí que de nuevo la carne se me abría.

-¡Ay! –Me quejé, pero mi dolor iba más allá de lo meramente físico, en realidad no me estaba haciendo daño. –Si me va a matar, señora, no demore… hágalo ahora.

-Paciencia, mi pequeñita. –Sonrió ella mientras deslizaba la afilada hoz pero ahora sobre mi garganta. –Antes me gustaría escuchar tu hermoso trino, por última vez… una vez más. Además sabes que yo no mato. –Extendió su blanca mano como la nieva en dirección dirigida a mí, su sonrisa desapareció. –Solo te guiaré a un mundo mejor. Ahora, no luches, acepta este designio y déjate llevar…  canta mi avecilla…

Suspiré con tristeza. Era verdad… Tanto peleé para nada… Cerré mis ojos con fuerza y los volví a abrir pero esta vez dirigiendo mi vista hacía donde estaba el cielo. Quería ver por última vez un rayo de luna o de sol... Otra decepción… la salida de aquel foso estaba lejos de donde estaba postrada, apenas se veía un punto minúsculo y grisáceo por encima de mi cabeza.

-Hay nubes. Esta noche lloverá, Golondrina. –Dijo la Muerte apenada. –Ellas llorarán por ti en lugar de tu familia, en lugar del zorro que ya ha ido en caza de la garza…

Astillas de dolor seguían incrustándose en mi corazón como afiladas cuchillas. Volví a respirar hondo, me acomodé con esfuerzo para tener una mejor postura y comencé a emitir algunos trinos pero solamente pude cantar algunas notas tristes, descompuestas, sin vida… mis últimos cantos, mi último adiós…

Era natural, estaba más ya muerta que viva… la tristeza absoluta me cegó. Hice algunos intentos más pero ahora solo balbuceaba el aire, pronto ya no hubo ningún sonido. Sin quererlo, mi forma como Golondrina también se desvaneció. Cuando me di cuenta tenía la forma de una muchacha, de cabellos como la obsidiana, con desnuda piel morena, descalza y con una enorme herida sangrante que me cortaba desde el pecho hasta el cuello.

-Mi voz… -Me agarré el cuello, palpándolo con una de mis manos. Mi desolación fue mayúscula.

-Los colmillos del zorro te desgarraron entera, mi niña. –La Muerte suspiró mientras se arrodillaba frente a mí y me acariciaba los cabellos explicándome. –Le hubieras entregado el tesoro que con tanto recelo has guardado desde que naciste. No estarías sufriendo así…

-Iba a dárselo. –Agaché mi cabeza mientras que abrazaba mi cuerpo con mis propios brazos. –Pero al final… me di cuenta que no le correspondía a él tenerlo… él no era el indicado para mí… por eso se enfadó conmigo…

-¡Que estúpida eres! Con razón te traicionó y fue a buscar a alguien quien si satisficiere sus deseos. Carne fresca y nueva. Pobre Golondrina vieja… así el zorro te llamó.

Intenté hacer caso omiso al comentario de la dama quien dejó de acicalarme el pelo y se levantó, la escuché dar unos pasos, pero no supe hacía a donde.

“Ella dice la verdad.” Los labios me temblaron con mucha melancolía. “Ya no puedo ni cantar… ya no me queda nada”. Apreté fuertemente mis párpados y me recargué en la pared sin dejar de rodear mi silueta con mis brazos. Otro soplo de viento frío me heló entera y mis pies comenzaron a sentir que un flujo de agua los cubría. Eran mis lágrimas que ya habían formado un charco. Ya no quería seguir llorando, pero mis pupilas no me obedecían, los párpados me ardían. ”Ojalá ya acabe esto, si no, lloraré y lloraré hasta ahogarme. Llenaré este pozo si no me muero ya”.

Pronto mi cabeza comenzó a darme vueltas; me sentí muy mareada. Sentí que de nuevo caía en una infinidad de círculos de dolor, sin principio y sin fin. La sangre seguía fluyendo… Volví a escuchar la risa de la Muerte, entonces supe que mi hora había llegado pues sentí una honda pesadez, ya no podía mover ni un músculo, la respiración se me cortó mientras me seguía vaciando. Después… caí en un sueño del cual no quise despertar… mejor esto que continuar dentro de esta pesadilla.

“Adiós” fue lo último que alcancé a pensar, antes de que mi alma expirara. Y al hacerlo escuché el maullido de una gata seguido de un sordo lamento…

No supe que pasó, que ocurrió ni cuánto tiempo había transcurrido… pero a mis oídos llegó el repiqueteo de algo… al principio no me di cuenta de que se trataba. Entre la niebla de mi confusión y delirio me parecía que escuchaba que me llamaba…

-¿Abuela? –Me pregunté mientras intentaba abrir mis ojos. Imposible, los párpados parecían piedras pesadas que se negaban en separarse.

El repiqueteo siguió sonando, retumbando con suavidad pero con suficiente fuerza como para despertarme.

Intenté desembarazarme de la pesadez que me embriagaba así que comencé a moverme… sabía que debía hacerlo, algo o alguien me incitaba a intentarlo. Era extraño… yo ya no tenía ni la mínima voluntad en querer salir de mi letargo pero por esa razón ajena a mí me pedía, me suplicaba que lo hiciera… una vez más, un momento más… pero… ¿Por qué yo que ya lo había perdido todo?

Estaba a punto de dejarme vencer de nuevo pero, antes de claudicar escuché algo que hizo que mi corazón palpitara de nuevo… ya no eran los tañidos esta vez si no una voz que no pertenecía a nadie quien yo conociese o al menos que recordase pero que me sonaba familiar…

-Golondrina… señorita Golondrina… ¿Eres tú?

-¿Eh?

-¿Eres tú, señorita Golondrina? –Repitió la voz, paciente.

- Si… soy yo. –No sé cómo pude responder si tenía la garganta hecha añicos. –¿Quién eres tú?

Se escuchó un suspiro ronco antes de responder. Parecía que se esforzaba en hilar frases pero habló pronto con sabia naturalidad.

-Soy el único Dragón de Plata que surca las tierras de Xián. Nos conocimos hace ya mucho tiempo atrás. –Dijo en voz queda, que me pareció tan triste como yo.

Me quedé callada un momento. No veía casi nada pero caí en cuenta que, gracias a una débil fuente de luz que llegaba del exterior, pude adivinar las formas de un ser gigantesco postrado a un lado de donde me encontraba yo y que por un pelo, si se movía un poco más me hubiera aplastado. "¿Cómo llegó aquí?" me pregunté.

-¿Cuál de todos los Dragón de Plata de Xián? –Dije luchando por salir de las brumas de la confusión. Estaba atontada mirando hacia arriba buscando la luz y hacia las sombras que daba su figura. No me di cuenta que hablé con un tono de niña boba y adormilada y que no había entendido del todo bien lo que, el que se decía Dragón, me había querido decir.

-¿Cuál ha de ser? –El ser, soltó de pronto una risotada que parecía que dejaba de momento su tristeza atrás. –Te he dicho que soy el único Dragón plateado de Xián. ¿Es que no me has puesto atención?

-¡Ah, perdona! -Dije ruborizándome y abriendo los ojos como platos. –¡Ya me acordé! Es que estaba dormida y me atonto fácilmente. Te estaba confundiendo con un Drako que anda por ahí y también conozco. Es que se escriben casi igual Dragón y Drako ¿no? Bueno no… que distan mucho por una letra “g” en lugar de una “k” y sobra una “n”… ¡Oh! Ando diciendo tonteras de nuevo…

El Dragón volvió a reír esta vez con ganas y yo, sin darme cuenta… también le imité…

Continuará…

0 comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto
Nací en 1987. El mes de Piscis, el día 17. Esposo de una mujer maravillosa y padre de una hija tormentosamente bella. Que tenga demasiada imaginación puede no ser del todo bueno... ¿O si?